lunes, 28 de marzo de 2011

He aprendido a apreciar...

El ronroneo de mis gatos.
El olor a café recién hecho.
Beber agua cuando tengo mucha mucha sed.
Que mi abuela logre acordarse de mi.
Pasear por las noches a mi perro.
Poder estudiar lo que me gusta.
El olor a primavera.
Mirar las estrellas desde mi cama.
Que mi ordenador funcione bien.
Ir al cine en el último pase.
Que me abraces.
Que mi madre sonría.
Que retenga lo que estudio
La arena de la playa entre los dedos de los pies.
El silencio.




7 comentarios:

Sílvia dijo...

Ah, ¿pero hay playa en Murcia?

Llueve rocío... dijo...

Las pequeñas cosas que llenan la vida (=



p.d. Come comas.
p.d. Pues yo no soporto la arena en los pies... Ni en ninguna parte. Arggggggg

Rodolfo Serrano dijo...

... a leer estos poemas

Anónimo dijo...

:O!!!

Y a que Rodolfo Serrano (ni mah ni menoh) lea lo que escribes.

Sin duda es un buen incentivo para seguir adelante con tu blog. Ánimo y enhorabuena por la entrada!

A Solas Con Lucía dijo...

Silvia, sí hay, te las enseño?¿ (=

Rocío mmmm estaban ricas ;***

Rodolfo, muchas gracias por pasarte por aquí. Tus letras son preciosas.

Anónimo, gracias, el incentivo es que pueda contar todo lo que se me pase por la cabeza y que exista gente que lo aprecie.

egieh7 dijo...

amelie. :)
pequeños placeres.
al final son los que más felices nos hacen.

sigue escribiendo ^^ 1 beso!

Víctor. dijo...

Me gusta cómo escribes. Pasaré a menudo.

Gracias por pasar por el mío. Hace ilusión.

;)