lunes, 17 de marzo de 2014

Un, dos, tres..

Cuando ves de lejos que algo no va. No le des más vueltas.
Agotar tus silencios no servirá más que para desesperarte.

Puede ser que tus últimas diez huidas  funcionasen. Y con ésta , hagan once.

Cuando lanzas piedras al río, esperando ver surcos crecer y sin embargo se hunden sin dejar rastro. Algo falla.

No te culpes, te has entrenado para lanzarlas bien, pero hay ríos demasiado caudalosos. Con demasiada corriente , y absorben tus piedras sin esfuerzo.


 Recuerda que por mucho que grites a veces no hay eco.

3 comentarios:

Syd dijo...

Asi es, a veces tu "mejor" ya no es suficiente, y no porque sea malo, sino por eso mismo, porque ya es insuficiente para otra persona.

Que bueno verte de nuevo por aca, ojala continues ;)

TomTom dijo...

Veo que sigues escribiendo ;)

kynikos dijo...

árido. lúcida bofetada en toda la realidad.
besos.